martes, 2 de noviembre de 2010

El Bulli más dulce

Albert Adrià concentra en Natura sus investigaciones sobre los postres. Es el otro Adrià de El Bulli, el creador del universo dulce del restaurante más influyente del mundo. Albert, barcelonés de 39 años, lleva desde los 16 en la factoría creativa de la Cala Montjoi. Es un investigador preciso, pero no está a la sombra de su hermano Ferran. Son los dos cuerpos de un mismo equipo llamado Bullitaller.

Hablemos del nuevo libro de El Bulli, escrito en español e inglés, incluye un disco interactivo donde las recetas cobran vida. Sonidos de viento y hojas que vuelan, acentúan la atmósfera del cocinero en el bosque: rocas, arenas del desierto, tierras, árboles, flores en el deshielo, pájaros... espectacular en todos los sentidos, sus fotografías son auténticas obras de arte. La creatividad les viene de familia, el libro Natura ha sido seguido, guiado, asesorado y argumentado por Albert Adrià. Te gusten o no los postres apreciarás la calidad de este libro, aprenderás a amar el dulce, los postres, conocerás mejor a Albert y alimentarás la vista con sus fotos. Bienvenido al inmenso mundo de los postres de la mano de Abert Adrià.

Clavel
Coronando un sorbete de lichis con pistacho rallado, clavel de croquant de frambuesas, yogur de vainilla, caviar de rosas y cuscús de tomate.
Mariposa
De croquant de remolacha descansando sobre un merengue de regaliz. Debajo, una gelatina de hierba luisa, galleta de chocolate, yogur y sorbete de melocotón rojo.

Musgo

Helado de chocolate con arena de cacao, puré de piel de lima, gelatina de azúcar mascabado y musgo de nube de menta.

Algas

Arena de almendra amarga y yogur sobre gelatina de lichis y crema de leche de almendra amarga, encima un bizcocho-m de yogur, sorbete de limón y rosas, algas de croquant de albahaca y caramelo de té matcha.
Berenjena
Berenjena caramelizada a la miel con pasta de sésamo, yogur y eucalipto.

Rosa negra

Helado de chocolate con arena de cacao, maltobolas de Lyogrosella negra, regaliz y yogur de eucalipto. Corona una rosa negra de croquant de arándanos.


Otoño nipón

Hojas caídas de croquant de frambuesas y remolacha, helado de chocolate amargo y tomillo limón, pañuelos de caramelo de grosella negra, puré de piel de naranja, gelatina de remolacha y trigo inflado con praliné de almendras.


Cuero

Rocas de cacao con un cuero viejo de merengue de miel y té negro ahumado, sobre un helado de caramelo. Acompaña un vino con solera de Priorato.


4 comentarios:

  1. 1. A mí me daría pena comerme algo así... Mi madre seguro que se lo llevaría para decorar en el salón.

    2. Necesito yo media docena de cada plato para llenar mi estómago.

    3. Pero aún así, me encantan. ¡Esto es hacer arte con la comida! :)

    ResponderEliminar
  2. Ver esto cuando mi postre del día ha sido un yogurt......

    Este arte entra más por el ojo que por la boca! Genial eh?

    ResponderEliminar